jueves, 24 de julio de 2008



VALIENTE CIUDADANO

A María Inmaculada Barrios

Morid con el pensamiento
cada mañana y ya no
temeréis morir.
(Tratado Hagakuse)

Dame, señor,
una muerte que enfurezca.
Una muerte tan ofensiva
como a los que ofendí.
Una muerte que soporte la lluvia
de Santiago de Compostela,
y de paso,
mate a los que me ofendieron.

Dame, señor,
esa muerte de la intemperie
que sorprende y tranquiliza.
Haz que esté largando mocos y lágrimas,
suplicando piedad
y deseando muerte ajena.

Haz, señor,
que aquel hombre con piel inédita
reconozca en mí al animal de los olivares.
Que su cuerpo pese sobre el mío
y haga dulce
la entrada al fuego.

Te prometo haberlo visto todo.
La misma culpa con la que nací,
el mismo furor.
Haz, señor,
que esté escuchando a Vinicio de Moraes
y a María Betania
y prometiendo que mañana,
lunes,
me inscribiré en un curso para aprender brasileño.

Que venga la muerte
cuando descubras en mí
alguna oculta intención de poder
y cuando sepas,
por tus informantes,
de mis maniobras para pasar la historia.
Cuando te digan, señor,
que he agotado todos los recursos de la fatiga
sin pedir clemencia,
entonces, señor,
dame duro.
Haz que este golpe que tengo en la frente
por abrir puertas a cabezazos
se ponga
rojo,
latiente,
doloroso.

Supongamos, señor,
que eres el bing-bang.
Que ningún territorio escapa a tu vigilancia.
Que los hots-dogs son tema de tu predilección.
Que tu deseo de mí es parte obscena
de tu personalidad.
Entonces, señor,
examina mi estómago abultado
por los espaguetis de Portofino
por las favadas del Guernica
por los pasteles de coliflor de mi madre
por los largos tragos de cerveza y ron.

Espía, señor, los rostros de mi espejo en el espejo,
yo, la pusilánime astuciosa
la del dedo en el aire
abanicando a la aburrida concurrencia.

Podrías venir al cine, señor.
Veríamos Brazil,
La vaquilla,
Un día de campo,
El cartero y Gatsby.
Me escucharías
sacudida por la risa
y el temor.

Permíteme, señor,
contemplarme cómo soy:
el rifle en la mano
la granada en la boca
destripando a la gente que amo.

Acuéstate conmigo en la madrugada, señor,
cuando mi respiración es un golpe de piedras
en la corriente del río.

Y verás como nada,
ni siquiera la leche de tus cantares,
puede darme una muerte que me enfurezca.

Tomados del libro Todos los poemas, publicado por Monte Ávila Editores en 1994
Miyó Vestrini (1938 - 1991)

4 comentarios:

Verónica Cento dijo...

María Elisa:

No te puedo creer que venís en agosto para Caracas! y yo justo parto para Argentina mañana viernes 25, y regreso el 13 de septiembre. Qué lástima que no vamos a coincidir. Será para la próxima. Ojalá alguna vez podamos vernos en Caracas o en Maracaibo. Lo que importa es que podamos tomarnos un café juntas y conocernos un poco más.
Te agradezco por esta invitación. Un fuerte abrazo.

PD: Sólo tengo de Miyó un librito fotocopiado, vos tenés algo más¿?

Verónica Cento dijo...

Prometo entonces que para el futuro encuentro, te llevaré uno de sus libros fotocopiados. También es posible que consiga por medio de un profe de letras otras cosas más. Un abrazo!

Tarántula dijo...

María Elisa:

Me ha gustado el poema, tiene un hondo significado de la vida. Creo que es duro, abrumador, insistente y también tiene quitud.

Te confieso que no conocía a este poeta,tú tuviste la suerte de descubrirlo. Un saludo enorme. Y estamos siempre pasando.

CANIZALES dijo...

Saludos desde Colombia.

POEMAS PARA NADIE
http://umbralpoesia.blogspot.com/