jueves, 24 de julio de 2008

Siempre fue así
uno u otro encuentro ya era tardío

Venías saboreado por mí
renovado por la esperanza

Te conocía desde algún árbol vetusto
estabas cercado por el miedo

Ensayábamos despedidas apresuradas
corríamos al ritmo del insoportable oficio de ser

Corrimos una vez dos veces
tres cuatro cinco

Ahora
somos sombras
(2002)

1 comentario:

Georgia dijo...

Brindo por los encuentros, aunque sean con nuestras propias sombras

Georgia

http://poesia-en-georgia.blogspot.com