lunes, 10 de noviembre de 2008

Ahora que es domingo y es de noche

Ahora que es domingo y es de noche
me canto con rabia
uno a uno mis miedos
me sorprendo lasciva
espantando la muerte
en este cuarto húmedo
cansado de polvo
recuerdo tu boca
así... sabor a mango
imagino que vienes
sentado en una ola de viento
penetrando la oscuridad

y yo esperándote con un secreto
en punta de lengua

María Elisa Vera
2008

5 comentarios:

Pinipón dijo...

Puedo decir que me gusta, ¿verdad? Y vendrá el tiempo de desatar, de arrancar eso que se anida en la punta de la lengua... Besos...

La escribiente diurna dijo...

María Elisa:

Creo que estás soltándote más con la pluma. A este poema lo siento robusto. Me gusta.
Escribí y escribí, y andá pulicando todo. En parte es lo que hago con mi blog, lo utilizo como hoja virtual. Por ese motivo salen las cosas que salen generalmente.
Un abrazo.

Flores de su pena dijo...

Gracias a ambos por ser fieles lectores de este blog. Seguiré practicando la lectura porque lo necesito...quiero explorar lo más que pueda.
Un abrazo, Vero.
Y para mi amor, un beso.

Cano dijo...

una ola de viento...
imagen tallada, bella imagen.

se te lee con cariño y con mucha alegría.

sigamos dialogando con la palabra, resultan siempre asombrosos resultados.

Tarántula dijo...

hola María:

Me gustan más tus otros poemas. De este puedo rescatar el final. Creo que está tremendo, tal vez si reestructuras la parte central podrías obtener un poema magestuos, irreverente, distinto y recordable.

Es mi opinión, María, sólo mi opinión.

¿Cómo andas, guapa?